EL CONGRESO DE GINEBRA ON LINE

Del 11 al 15 de julio de este 2022 se celebró el Congreso Internacional de Rorschach en Ginebra, homenajeando en su país al autor. Me inscribí para asistir on line; era mi segunda experiencia virtual de asistencia a congresos y me pareció oportuno hacerlo dadas mis dificultades idiomáticas. Es una soledad estar en casa, pero de tanto en tanto veía cabezas y caras conocidas. En un ordenador miraba la sala y ponentes y en otro oía la traducción simultánea; al principio no lo capté, pero afortunadamente pude conectar. Observé que en la apertura éramos 46 personas conectadas.

Quede claro que mi aportación es incompleta, parcial y que hubo muchas mesas y participaciones.

Las traducciones simultaneas que escuché fueron distribuidas en “conferencias”, exposiciones de gente “joven” y “caso” a ciegas.

Las cuatro conferencias fueron las siguientes

-” Rorschach, DSM V e ICD 11” realizada por Bornstein. Planteaba que los patrones del Rorschach junto a las atribuciones en autoinformes por parte del paciente y la entrevista, pueden ser una medida de superposición de síndromes aportando algo diferente de los manuales oficiales.

– “Menos y más que una imagen” por D Gamboni. Hablaba del éxito de las láminas de Rorschach, de otras imágenes icónicas y de imágenes con simetría bilateral haciendo hincapié en la influencia artística de Rorschach en sus láminas.

– “El giro neurocientífico” virtual desde Tarragona, por F Vidal. Entre otras cosas valoraba la necesidad de nuestro cerebro y que TODO deja un rastro en el cerebro.

– “Volando entre la percepción y el Rorschach” por Y Tsushima. El cerebro es como una caja negra que diferencia la percepción simple de la compleja que es la cognición. Se empezó a decodificar y considera que entre la percepción y el Rorschach se puede llegar a una mejor conclusión entre percepción y mente. A seguir investigando.

Los días 14 y 15 de julio hubo dos mesas redondas tituladas “Generación Joven” en las que participaron ponentes de once países. Me sorprendió el ponente de Congo que refería mucho interés por el Rorschach en varios países africanos y la falta de láminas por su elevado precio para ellos. Se habló también de la capacitación, tiempo de formación, lugar de enseñanza del test fuera de las universidades y experiencias realizadas en diferentes poblaciones como educación, delincuentes…

El caso a ciegas era un Rorschach que había pasado Andronikoff hace años. Participaron en sus interpretaciones Verdon, H Alonso y C Mornet. Podría decirse desde la impresión cualitativa puntual (Verdon), a lo cualitativo lámina a lámina (Alonso) hasta lo cuantitativo-clusters (Mornet). Tanto ellos como el público aportaron diversos diagnósticos; nos quedamos sin oír el de la propia Andronikoff.

La representación española tuvo dos momentos: la presentación de datos preliminares realizada por Alberto Ruiz y el homenaje a Vera grabado por una servidora.

Alberto lo hizo francamente bien, somero, claro y contundente. Y de Vera quedó evidente que la añoraban con mucho afecto.

Por mi parte eché en falta a P Erdberg, Weiner, Perry…

Se notaba que estábamos de centenario; referencias al arte, a la historia del Rorschach y al futuro del test.

Me pareció que lo neurológico y la evidencia estaba todavía en primera página, como esa necesidad de justificar, una vez más, la valía del Rorschach.

Es cierto que sería importante poder transmitir su validez por parte de todos aquellos que estamos convencidos de su veracidad.

 

Consuelo Liberal

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Ir arriba